Es el tratamiento para extraer el nervio o pulpa dental. Se aplica cuando la pulpa está afectada de forma irreversible por caries profundas, dolor dental, etc.

El dentista perfora la pieza afectada y retira la pulpa infectada. Después limpia y prepara a fondo los conductos  de la raíz y los rellena de un material que evita que proliferen los gérmenes.

En nuestra clínica disponemos de profesionales con amplia experiencia que permiten ofrecer unos resultados óptimos y así conservar los dientes afectados.

Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
He leído y acepto la política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted